lunes, 12 de diciembre de 2016

Novetats pel 2017!

Ja estem arribant al final d'aquest any i a DVB estem preparats per començar el 2017.

Durant el mes de gener posarem en marxa dos grups de treball enfocats a treballar amb els propietaris que vulguin millorar algun aspecte del passeig. Lladrucs, estravades i tensions de corretja, inseguretats... 

Funcionament dels grups.

Cada grup estarà format per un mínim de 4 persones (i gossos) i per un màxim de 6.
A cada grup es proposaran 6 sessions: 3 reunions de 2 hores on anirem sense el gos o la gossa i tres sessions pràctiques d'1 hora o hora i mitja que realitzarem acompanyats pels nostres companys peluts.

Les reunions es duran a terme en una sala i tindran com a finalitat l'exposició de la problemàtica particular de cadascú, l'intercanvi d'impresions i experiències i la forma d'enfocar les possibles solucions. 

També seran reunions obertes al debat, a resoldre dubtes i, al cap i a la fi, obertes a aprendre els uns dels altres. Les tertulies (per dir-ho aixi) seran "guiades" o "moderades", és a dir, que els mateixos participants escolliran els temes dels quals parlarem però jo m'encarregaré de que els temes tinguin relació amb els problemes que intentarem resoldre. 

Les sessions pràctiques duraran entre una hora i una hora i mitja (en funció de l'activitat) i estaran enfocades a posar en pràctica allò que hem après en companyia dels nostres companys. En aquestes sessions comprovarem els progressos i resoldrem dubtes in situ per tal de continuar millorant.

En quant a la temàtica general dels grups, la idea és crear dos grups per treballar dos aspectes ben diferents del passeig. Per una banda, un grup estarà enfocat a aquelles persones que tinguin problemes alhora de portar el gos o la gossa lligat de la corretja. I per altra banda, un altre grup estarà dirigit a les persones que tinguin problemes ahora de deixar anar al gos de la corretja. Dos aspectes aparentment contradictoris però que responen a dos fenòmens molt habituals en les relacions humano-canines.

D'aquesta forma, en un grup les reunions i les activitats estaran plantejades per tal de resoldre problemes associats a la corretja mentre que a l'altre s'estarà realitzant una tasca similar però amb una temàtica relacionada amb els moments de "llibertat" dels nostres companys.

La durada total del treball en grup serà de 9 hores (entre sessions pràctiques i reunions) i la idea es acordar les dates entre els membres per tal de que tothom pugui assistir a totes les reunions i activitats proposades. 
En un principi està preparat per fer-ho en 3 setmanes. Això vol dir que es realitzaria una reunió i una activitat cada setmana. Però ser un grup reduit crec que ens permetrà, entre altres coses, acordar les 6 dates entre tots el primer dia.

Crec que participar d'aquests grups serà molt interessant i enriquidor tant per nosaltres com per a ells. Si algú està interessat en aquest treball de grups, vol més informació o vol participar-hi només cal que m'envii un correu i estarè encantat de resoldre qualsevol dubte :)

Salut i fins aviat!

PD: Això és només un petit avenç... Estic preparant moooltes cosetes més de les que aviat tindreu noticies! Apa deuuu...!!!!

viernes, 9 de diciembre de 2016

Jornades d'educació canina

El Jordi Herrera ens planteja unes jornades molt interessants que tractaran una problemàtica força habitual: la maduresa emocional dels nostres companys i companyes canins. I ho farà a Barcelona, en tres jornades diferents a les que es podrà assistir per separat (només una) o en conjunt (dues jornades o les tres).

Lògicament la meva recomanació és que qui pugui, faci les tres jornades, ja que d'aquesta manera adquirirà més eines. Però si algú ha assistit ja a algun curs del Jordi, o creu que la seva situació està molt identificada i creu que amb una jornada ho pot solucionar, és possible fer-ho.

Us deixo el cartell de les jornades on podreu trobar més informació sobre el temari, les dates, els preus... i si teniu algun dubte o pregunta podreu resoldre-les a la web del Jordi que us enllaço:

http://www.jordiherreraeducacioncanina.com/


Els sentits canins

De vegades pot ser complicat posar-nos a la pell de la nostra gossa o del nostre gos. Caminen per sobre de vidres trencats sense inmutarse, oloren pixums i caques, s'empassen coses del terra, es refreguen amb animals morts... i la llista podria ser encara més llarga.

Voler entendre el perquè fan algunes d'aquestes coses pot ser molt interessant, però també ens pot portar molt de temps i moltes vegades no cal entendre les coses, sinó simplement permetre que passin i observar-les.

Personalment sóc molt fan d'alguns d'aquests comportaments (de la majoria) que són purament instintius i penso que d'alguna forma són petits regals que ens ofereix la Natura. Veure com un gos segueix un rastre, o ensuma alguna cosa amb interés prenent-se el seu temps, aixecant el cap per agafar aire net o refrescar-se, o simplement observant com determinades coses que a nosaltres ens passen desapercebudes a ells els hi suposen un punt d'interès, informació al cap i a la fi que utilitzaran per entendre millor què passa al seu entorn.

Per això sempre aposto als passejos i a les visites per no intervenir davant d'aquest tipus de situacions sempre que no hi hagi un risc seriós de que l'animal pugui fer-se mal (cosa molt rara).

Per altra banda, sovint em trobo amb manipulacions (caricies mal donades, abraçades, cops al cap) poc apropiades, amb activitats i jocs que aporten poc o gens a l'animal, amb joguines de colors i de tota classe de formes repartides per les cases... i tota una sèrie de coses que poc tenen a veure amb la naturalesa canina dels nostres companys.

Per tal de guanyar temps, he fet un dibuix i he puntuat de manera subjectiva i orientativa els sentits del gos. Crec que tenint això clar, sabent quines són les seves aptituts com a espècie i les particularitats que cada individu pot tenir, la convivència és molt més agradable per tots plegats.

Si entenem que els gossos i les gosses viuen en un món d'olors serem més capaços de permetre certs comportaments que són naturals. I tenint en compte aquest "ranquing" comentaré algunes particularitats dels sentits canins envers dels sentits humans.

Per començar, el tacte la vista i l'oida són sentits "activadors", és a dir, que alerten i posen en marxa certes respostes fisiològiques dins de l'organisme de l'animal. Això és el que provoca moltes situacions de reactivitat. És molt notori que els tres sentits "activadors" siguin els menys importants, ja que ens descriu una naturalesa molt tranquila del gos com a animal.

La vista és potser el sentit que arrossega més mites i llegendes, arribant al punt de dir que els gossos veuen en blanc i negre i bla bla bla...
La realitat és que provablement perceben un espectre de colors inferior al que veiem nosaltres senzillament perquè els seus ulls estan més preparats per detectar el moviment (son animals caçadors, no ho oblidem) enlloc de definir colors, formes i textures. I a més tenen una capacitat molt gran per veure quan no hi ha llum, és a dir, de nit, a les fosques. Podriem dir que son uns ulls de caçador, preparats per detectar el moviment i per passar la informació ràpidament al cervell sense donar gaires detalls perquè fabriqui una resposta (és per això que molts gossos persegueixen pilotes, pals, motos, ciclistes i en general coses que es mouen ràpid però que nosaltres sabem que no són una amenaça). En canvi, tenen una visió de proximitat molt pobre comparada amb la de l'èsser humà, per això sovint intenten olorar alló que se li aproxima (mans, menjar, joguines...).

Per altra banda tenim dos sentits que tendeixen a la relaxació de l'animal. El gust i l'olfacte son dos sentits que estan molt vinculats i que comparteixen alguns òrgans (com l'òrgan vomeronasal, destinat a recopilar informació per la boca i passar-la a l'olfacte).
Ambdós sentits, gust i olfacte, son crucials en la vida del gos. Necessiten d'aquests dos sentits per identificar i reconèixer (i per tant, entendre) el món que els envolta. Com ja he comentat, la vista, que per nosaltres és el sentit que dona forma i comprensió a alló que ens rodeja, no és el seu millor sentit. Pot resultar difícil d'entendre però el cert és que els gossos sempre voldran olorar (i de vegades tastar) alló que se'ls hi aproximi. Més encara si alló vol interactuar amb ells (collar, arnès...).

Dit això, tingue-m'ho sempre en compte alhora de relacionar-nos amb els nostres companys canins. Com deia al principi, no és necessari entendre-ho tot. De vegades la millor opció és no fer res, observar i tenir present que som espècies diferents, amb particularitats que no ens fan ser ni millors ni pitjors.

Salut!

lunes, 7 de noviembre de 2016

El juego es una herramienta educativa

A menudo subestimamos cosas porque no sabemos apreciarlas o porque no las entendemos. Otras veces simplemente por no querer entenderlas y algunas, las menos, porque no somos capaces de valorarlas.

Este es el caso, por ejemplo, del juego entre perros.

Cuando se habla de educación canina, suelen tratarse temas "serios" como el estrés, la comunicación, el miedo... pero no muchas veces he oído hablar del juego, y de la importancia que éste puede tener en el desarrollo individual y social del perro.

De forma similar a nosotros, los perros necesitan jugar para descubrir y desarrollar multitud de aptitudes que llevan consigo desde que nacen. Capacidades y herramientas sociales, códigos, límites... y muchas cosas más son aprendidas a través del juego en distintas etapas de la vida del perro.

Cuando entendamos que el juego es mucho más que un mero entretenimiento o veamos en él algo más que simple diversión, nuestros compañeros y compañeras perrunas podrán empezar a crecer y madurar física y emocionalmente.
Quizá entonces entenderemos lo ridículo e inútil que puede resultar proponer siempre al mismo juego (sea el que sea), y empecemos a proponer actividades y juegos distintos, dirigidos no sólo a entretener sino también a aprender y sobretodo a cubrir necesidades para que el animal pueda desarrollarse de forma idónea.

martes, 6 de septiembre de 2016

¿Es lo mismo socializar que sociabilizar?

Ante esta pregunta habrá quien, automáticamente y casi sin pensarlo, habrá respondido que sí. Pero no debería ser así. El hecho de usar dos palabras diferentes (muy similares, pero distintas) debería indicarnos que el significado de éstas también puede ser ligeramente distinto.

Habitualmente escucho estos dos términos usados sin ton ni son y es algo que cada vez soporto menos. Es por eso que hago esta entrada, para explicar, siempre según mi criterio y experiencia, las sutiles diferencias, los matices que separan ambos términos y que puedan quizá ayudarnos a entender mejor porqué suceden ciertas cosas cuando "socializamos" o cuando "sociabilizamos" a nuestros compañeros.

Pese a su evidente parecido, estos dos términos esconden orígenes muy distintos. Su principal y fundamental diferencia es que una tiene su raíz en la palabra "social" y la otra la tiene en la palabra "sociable".

¿Qué implica esto? Pues implica diferencias importantes en su significado. Pese a que ambas tienen una relación directa con la creación y el mantenimiento de los vínculos sociales que hace nuestro compañero a lo largo de su vida, los matices dejan al descubierto las diferencias a las que me vengo a referir. Para entenderlo mejor, vayamos al origen de ambas palabras, a su definición.

Según la RAE

Social

1. adj. Perteneciente o relativo a la sociedad.

2. adj. Perteneciente o relativo a una compañía o sociedad, o a los socios o compañeros, aliados o confederados.

Sociable:
1. adj. Naturalmente inclinado al trato y relación con las personas o que gusta de ello.

Bien, ya tenemos algunas pistas. Pese a que a veces la RAE es tan "poética" y enrevesada  que se hace más complicado entender las definiciones que la propia palabra, en esta ocasión puede servirnos.
En primer lugar, la palabra "social" hace referencia a la sociedad y a la compañía, mientras que "sociable" hace referencia al trato del individuo y a la relación entre individuos.

Teniendo esto en cuenta, deberíamos pensar en el individuo que vive en sociedad (humanos y perros) como alguien con dos facetas: la faceta social, es decir, aquella que implica y repercute en el global de una sociedad y la faceta "sociable", que es aquella que corresponde al trato más cercano de ese individuo.

Los animales sociales hemos de desarrollar ambas facetas. Como animales sociales que somos, humanos y perros tenemos la posibilidad y casi la obligación de comprometernos con nosotros mismos para hacer crecer esos aspectos de nuestras vidas. 
Salvando todas las distancias que nos separan, una vez más encontraremos paralelismos importantes si miramos desde este punto de vista nuestras vidas (humanos y perros).
Curiosamente, en el caso de los humanos, somos tan exagerados que todo lo llevamos a los extremos. En el caso que nos compete, podemos ver personas extremadamente sociales (celebridades, famosos, deportistas...) con un grado de sociabilidad nulo o muy escaso (poca educación, pocos recursos comunicativos, miedos, fobias...). Seguramente también exista lo contrario, pero parece que la tendencia de la sociedad en la que nos ha tocado vivir apunta hacia las élites sociales dejando cada vez más de lado los valores y principios de la "sociabilidad" (educación, respeto...). Para muchos humanos, el reconocimiento social se ha convertido casi en la razón de ser. Es sinónimo de éxito. Y yo no seré quien diga lo contrario. Pero en no pocas ocasiones ese reconocimiento social implica, como he dicho, haber renunciado a gran parte de los principios de la "sociabilidad" y eso nos acaba convirtiendo en personajes excéntricos, huraños y antipáticos.

En los perros, por suerte, no es tan exagerado. Los perros no aspiran a ser reconocidos por millones de miembros de su especie. De hecho, creo que ni siquiera lo entenderían. No. Su vida es bastante más sencilla (y quizá gracias a eso sean más felices) y sus dos facetas, la social y la sociable, están bastante más equilibradas que las de cualquier humano.
Pese a ello, el mal entendimiento que muchos perros tienen con los humanos provoca situaciones incómodas, engorrosas y tensas.
Guiados por las mejores intenciones, los humanos a veces nos empecinamos en socializar a un perro que lo que necesita y pide es sociabilizarse, y a la inversa.
Y eso a veces implica disgustos, riñas y enfados que serían perfectamente evitables.

Quizá muchas personas de las que leen esto habrán leído también (o escuchado) sobre las primeras semanas, el famoso período crítico de socialización... y similares.
Como sucede en los humanos, es muy probable que en los perros también haya una etapa muy temprana de sus vidas en la cual se establecen los lazos y las asociaciones más importantes. Pero ello no implica que una vez terminada o cerrada esta etapa, ya no pueda hacerse nada al respecto.
Su naturaleza social, su curiosidad innata se mantendrá viva si somos capaces de no ahogarla, castigarla ni cohartarla. Esa naturaleza social y esa curiosidad por lo que le rodea irá variando en función de su edad, su madurez y de la gestión emocional que el propio perro tenga sobre sí mismo.

Según lo veo yo, durante los primeros meses o años, los perros descubren y desarrollan sobretodo su faceta más social. Esto no quiere decir que adquieran compromisos con la sociedad como sucede en los humanos. En su caso, explorar su faceta social se traduce en querer conocer, jugar, correr y experimentar aventuras con otros individuos. El trato entre ellos, la pureza de la relación en sí no es tan importante como las actividades que se realizan.
Desarrollar la faceta social contribuye enormemente a ir construyendo la faceta sociable del individuo, ya que para no entrar en conflicto con el grupo cada vez hay que ir desarrollando más códigos y herramientas.
Y poco a poco, el joven perro extremadamente social que quería jugar y correr con todos, que intervenía constantemente en situaciones controvertidas se va convirtiendo en un adulto más tranquilo y "selectivo".
Sus juergas y aventuras de juventud le habrán aportado grandes experiencias y habrá desarrollado muy bien sus dos facetas, la social y la sociable, y podremos disfrutar de la compañía de un gran amigo en su plenitud.

Para llegar hasta ahí hay que dejarse llevar y de ser necesario, buscar la ayuda de alguien que pueda guiarnos y orientarnos. Un buen educador o educadora sabrá cómo echaros un cable si la situación es grave, compleja o si sencillamente os ha superado.

Espero que esta entrada sirva para que alguien, alguna vez en su vida, reflexione antes de decir que está "socializando" o "sociabilizando" a su perro y que cuando lo diga, lo haga con criterio :)

salud!


jueves, 1 de septiembre de 2016

5 razones para pasear con tu perro por la montaña.

¿Problemas en los paseos con tu perro? Ladridos, tirones, miedos, tensiones, "broncas"... ¿son compañeros habituales en vuestras salidas? Si es el caso quizá esta entrada te pueda aportar un punto de vista nuevo y diferente. Y si no es el caso, si vuestros paseos son agradables y apacibles, genial, pero aún así creo que también puede resultar de interés la lectura porque quizá te aporte algo que contribuya a mejorar la relación que mantienes con tu compañero o compañera.

Sin extenderme más, allá van:

1. Una realidad comprensible.
Los estímulos que encontrará tu compañero o compañera en la montaña serán estímulos naturales, mucho más previsibles y asumibles que los estímulos que habitualmente aparecen en sus paseos urbanos (ruidos, sirenas, movimientos rápidos...). Esto es fantástico para aquellos perros que viven enfrentados o atemorizados por su entorno urbano habitual. Incluso para aquellos que ni siquiera lo comprenden.
Además, la riqueza de olores y aromas que ofrece la naturaleza le permitirá relajarse y desarrollar una de sus principales herramientas anti-estres y le brindará una oportunidad genial para profundizar y conocer su mejor sentido: el olfato. 

2. No hay correas que valgan.
Ir a la montaña a pasear implica cierto grado de libertad y confianza "extra". Es absurdo ir a pasear por la montaña con nuestro perro sujeto de la correa exceptuando aquellos casos en los que el "riesgo de fuga" es tal que no queda otra alternativa.
Si aceptamos el reto de confiar en nuestro compañero o compañera muy probablemente nos demos cuenta de cosas que no sabíamos y en muchas ocasiones nos sorprenderá la manera de hacer o de actuar de nuestro compañero o compañera.
Eligiendo este camino estaremos ayudando y propiciando que nuestro amigo desarrolle confianza, seguridad en sí mismo y en los demás y obviamente irá construyendo su propio criterio en muchos aspectos de su vida.

3. El terreno: Un gimnasio natural.
Salir a la montaña de forma habitual es quizá el mejor ejercicio que puede hacer un perro. Seguramente sea el más completo y lo que sí es 100% seguro es que es la actividad más natural que podemos compartir con nuestros compañeros y compañeras.
Pero además de mantenerles en forma, la montaña también mejora la motricidad de nuestros compañeros y con ello también aumenta la confianza y la seguridad del propio animal.
De hecho, la propia morfología del perro está "diseñada" para caminar por todo tipo de terrenos, pero probablemente los terrenos planos, las escaleras y las rampas no sean los más idóneos para un pequeño 4x4 natural como es el perro.

4. El terreno: Temperatura y texturas más apropiadas.
Además de lo comentado en el punto anterior sobre el terreno, hay que añadirle un par de cosas más, por eso lo he hecho a parte.
En primer lugar hay que tener en cuenta que los perros regulan su temperatura corporal, en gran parte, por sus almohadillas. No sudan por todo el cuerpo como los humanos sino que lo hacen por la lengua y las almohadillas.
Ahora pensemos en la temperatura que debe tener el cemento de nuestras aceras a ciertas horas del día (y sobretodo de la tarde). Ese suelo que lleva recibiendo el Sol durante varias horas es el que pisaremos con nuestro compañero o compañera, cosa que no aliviará la ya acusada sensación de calor que tienen muchos perros al salir a pasear.
La textura abrasiva del asfalto de nuestras calles o del cemento de las aceras tampoco contribuirá demasiado para hacer que nuestro amigo se sienta bien paseando por la acera.
Por contra, el suelo natural de arena, piedras, rocas y plantas absorbe la luz en lugar de almacenarla y concentrarla. La montaña aliviará la sensación sofocante de la ciudad tanto mental como físicamente. Cabe la posibilidad de encontrar charcos en los que refrescarse o riachuelos. También los hay que prefieren escarbar un hoyo hasta dar con arena más húmeda y fresca.
Pero no es una cuestión menor si tenemos en cuenta que la sensación de calor sofocante afectará al humor de nuestro compañero o compañera y por lo tanto a su estado anímico y a sus reacciones con el entorno.

5. Mejora el vínculo.
Si de algo podemos estar convencidos es de que las salidas a la montaña mejoran en muchos aspectos la relación que mantenemos con nuestros compañeros. Nos conocemos más, nos desarrollamos individual y colectivamente y fortalecemos ese vínculo inquebrantable que nos une.

Como he dicho al principio, hay muchas más razones. Muchos más "añadidos" y matices pero creo que estas 5 deberían ser suficientes para ver las cosas de forma un poco distinta.

Salud!

lunes, 25 de julio de 2016

Cartell DogVille Verd


DogVille Verd

No és cap secret que a DVB gaudim molt de la Natura, dels espais i de les meravelles que la Mare de tots plegats ens ofereix.
M'agrada caminar per la muntanya, observar-la i contemplar-la i us puc assegurar que és força gratificant. Allà, els estímuls son completament diferents. Els sorolls, els moviments, el pas del temps... tot canvia. És molt fàcil sentir-se còmode, sentir-se bé. I els nostres companys peluts ho saben molt bé.

Malauradament, aquests espais cada cop estan més bruts. Degut a l'incivisme, a la poca consciència o senzillament a la irresponsabilitat d'alguns, estem modificant el nostre paissatge natural i l'estem convertint en un abocador inmens.
La Luna està pixant sobre un troç de plàstic, les restes d'un paquet de galetes. Això seria relativament normal si estiguèssim passejant per una zona urbana, passant pel costat d'una paperera o d'un contenidor.
És per això que a DVB volem dur a terme una campanya per tal de netejar una mica l'estropici i frenar el deteriorament d'aquests espais.
Durant els mesos d'agost i setembre realitzarem una sèrie de sortides per la zona on ens movem habitualment (muntanyes i camins de Cunit) per tal de realitzar un reconeixement de les zones sel·leccionades i començar a documentar gràficament el que ens trobem.
Encara sense intervenir directament, només amb la informació obtinguda, les descripcions i la documentació gràfica realitzarem un dossier que titularem "El dossier de la vergonya" o similar.
Sí, és el que sembla. Vidres....

I presentarem aquesta documentació a persones més expertes que ens puguin aconsellar i ajudar alhora de realitzar intervencions i netejar espais (tractament de residus, perillositat, toxicitat...).

De cara al canvi d'estació, quan les platges es buidin de gent que pren el Sol, realitzarem la mateixa tasca.

Aniré penjant al blog i a facebook informació sobre les sortides que estem fent i que farem.
I si algú està interessat o interessada i vol més informació, que no dubti en enviar-me un correu. A DVB estarem encantats de rebre l'ajuda de qui vulgui participar :)

Salut!
... i més vidres... 

jueves, 2 de junio de 2016

el beneficio de la duda

"entonces, ¿tu crees que aunque sea una border collie la podemos tratar como una perra normal?"

Al escuchar o leer esta frase, a uno le pasan muchas cosas por la cabeza. 
Pero cuando la frase viene de una persona que admiras y respetas por su manera de ser y de hacer las cosas, a uno se le tambalean ciertas cosas por dentro y reflexiona.

Lo cierto es que esta frase la he escuchado muchas veces, formulada de varias formas, de boca de diferentes personas, disfrazada de pregunta o de teoría y maquillada para dar explicación a ciertas cosas. Y a eso a es a lo que voy. Porque el hecho de que esta persona se haya hecho esta pregunta a estas alturas me da mucho que pensar.

Para ubicaros un poco, os diré que conozco a esta persona y a su pareja desde hace años. Son grandes personas, ambas amantes de la naturaleza y de los animales. 
Fueron los mejores compañeros de un perro que adoptaron y que se fue demasiado temprano. Ese perro era también un border collie.
Durante muchos años coincidimos en cursos, salidas y eventos caninos. Así nos conocimos. Y desde entonces he visto en ellos una implicación sin igual para ayudar al que era su compañero en aquél entonces, que traía una historia complicada heredada de su vida anterior.

Se volcaron de tal forma que lograron sacar a su compañero del pozo emocional en que algún desgraciado le había metido y os puedo asegurar que ese perro se transformó casi por completo. Se convirtió en un maestro y para mí también en un ejemplo de lo que debería ser un perro: tranquilo, seguro, atento, elegante... Se convirtió para mí en un perro ejemplar, y sus compañeros humanos se convirtieron también en un ejemplo. Con la paciencia como bandera y la empatía como alimento recorrieron un camino precioso que, como he dicho, acabó quizá demasiado temprano para los que les queremos. Pero la vida a veces es así de dura.
Durante los años que caminaron juntos, soportaron muchas "teorías" y consejos de expertos en perros y más concretamente en border collies que les decían lo "mal" que lo estaban haciendo, que un perro de esas características necesita ejercicio, y practicar deporte diariamente, y hacer no se yo cuántas cosas para poder comportarse "bien". Que si no hacían todo eso, el perro rompería cosas, ladraría a otros perros y poco menos que se volvería majareta.
Por suerte, ahí estaba el Maestro de cuatro patas que les enseñaba cada día lo equivocados que estaban esos "expertos consejeros". Su vida, mucho más tranquila y relajada que la de la mayoría de border collies que he conocido, hacía de él una referencia de paz y tranquilidad.
Ahora comparten su vida con una jovencita peluda de la misma raza. Una perrita preciosa, adorable y con la energía de un cachorro de un año, que es lo que tiene.

Explico esto para poneros en situación, porque me parece muy injusto que unas personas que han trabajado duro durante años, que saben y conocen las particularidades de la raza quizá hasta mejor que muchos criadores, se vean sometidas a este tipo de presión hasta el punto de tener que dudar de sí mismos.
Para ellos va esta entrada, y también para todas aquellas personas que comparten sus vidas con algún perro o perra de alguna raza estigmatizada (es decir, casi todas...) y que han de aguantar los reproches y los consejos de "los más sabios".

Para ellos sólo un humilde consejo: no permitáis que nada ni nadie os haga dudar de vosotros. Vuestro mejor aval tiene nombre y aunque ya no esté entre nosotros, sigue y seguirá enseñándonos cosas y eso pasa porque se cruzaron en su vida dos grandes personitas que le permitieron dejar atrás su pasado, su raza y sus historias para ser el gran perro que todos los que le conocimos recordamos.

Para el resto: si sois compañeros o compañeras de alguna raza estigmatizada o marcada, no os dejéis llevar por las leyendas, los mitos y los consejos del resto. Basar vuestra opinión en vuestros propios hechos y verdades, en lo que veis y sabéis y permitiros dudar siempre y cuando vuestro compañero o compañera os lo sugiera.

En esta entrada me he centrado en el border collie porque en este caso concreto es la raza que nos incumbe, pero esto es perfectamente extrapolable a cualquier raza, a cualquier perro. Antes de ser de raza X, es un perro. La raza marcará ciertos aspectos de su morfología y quizá dibujará en su carácter la predisposición para ciertas tareas, ciertas acciones o comportamientos. Pero es tan mínimo el peso real que eso tiene en el resultado final que creo que es absurdo hablar de grandes diferencias entre razas.

No olvidemos esto nunca, y quizá podríamos plantearnos empezar a aplicarlo también entre nosotros, ¿no creéis?
Salud!

P:D: He evitado nombrar a las personas y al perro (o perros) implicados por puro respeto. Sólo las personas sabias se pueden permitir dudar. Y creo que estas personas son ya tan sabias que se pueden permitir dudar hasta de sí mismos. Para eso estamos los demás, para ayudar en lo posible cuando esto sucede.

jueves, 19 de mayo de 2016

primeras etapas, primeras carencias...

Humanos y perros compartimos gran parte de nuestra naturaleza. Ambas especies somos mamíferos, somos animales sociales y somos cazadores.
Cada una de estas características, como ya dije hace unos días, conlleva una serie de necesidades vitales que han de ser cubiertas para que cada individuo pueda crecer y desarrollarse.

Si bien es cierto que el modelo educativo de nuestra sociedad deja mucho, muchísimo que desear también lo es que continuamente se realizan estudios y se ponen en práctica nuevas formas y metodologías que permiten un mejor desarrollo individual y social.

Pero en realidad la formación de la naturaleza del individuo, de sus instintos, empiezan mucho antes de que pisemos una guardería, una escuela o una clase de adiestramiento para cachorros. 
Un bebé humano empieza a desarrollar su motricidad antes de que sus padres se hayan planteado "educarle". Empezamos a mover las manos y las piernas y nuestro cerebro va adquiriendo datos básicos que serán fundamentales para el futuro.
Cuando se espera un bebé, por lo general tratamos de hacer que el entorno en el que se moverá sea seguro. Tapamos enchufes, colocamos espumas en las esquinas y cantos de los muebles, compramos toda una serie de artefactos de colores, cosas con sonidos y texturas, formas. 
Durante unos meses el nuevo humano tendrá a su alrededor toda una serie de objetos con los que podrá interactuar sin peligro, que estimularán sus sentidos y con los que aprenderá cosas y, sobretodo, cubrirá unas necesidades vitales relacionadas con la motricidad, las texturas, las formas, los pesos...

Sólo si tenemos en cuenta que la naturaleza de los perros les hace muy similares a nosotros entenderemos la importancia de las primeras etapas de su desarrollo.
Muchos de los problemas de conducta que presentan perros adultos hoy tienen su origen en etapas muy tempranas de sus vidas.
Resulta mucho más complejo resolver en un perro adulto un problema relacionado con sus etapas más tempranas por diversos factores, por ejemplo, la tolerancia del entorno social: a un cachorro de determinada edad los adultos le permitirán muchas cosas (que ladre, que muerda, que corra...) pero eso no se lo permitirán a otro adulto y probablemente surja un conflicto.

Esto es mucho más habitual de lo que nos podemos imaginar. La inmensa mayoría de perros adultos que hemos conocido en nuestras vidas han sido, de una u otra forma, perros inmaduros. Han dejado etapas por cubrir seguro porque la gran mayoría de perros son separados de su familia (madre y hermanos) demasiado pronto, sin tener en cuenta nada (lactancia, vínculo, referencias...). Y una vez separado de su mundo se le intenta "educar" de forma poco asertiva.

El hecho de que nosotros, en el fondo, seamos recolectores seguramente tiene mucho que ver con que desarrollemos la motricidad de brazos, piernas y manos de forma muy temprana. 
Y de la misma forma el hecho de que los perros sean carroñeros marca gran parte de sus primeras etapas. Ellos también necesitan en sus primeras semanas desarrollar sus piernas, sus "brazos" y sus "manos" y probar texturas, olores, pesos... Y obviamente lo hacen de forma distinta a nosotros.

Pero de no cubrir adecuadamente las necesidades que estas etapas tempranas implican, seguramente nos estemos forjando problemas para el futuro.

Las carencias en estas etapas luego se reflejan en...
Perros adultos que muerden y rompen cosas (cazador y carroñero)
Perros adultos que persiguen y muerden cosas que se mueven rápido (cazador)
Perros adultos con problemas sociales con personas o con otros perros (animal social)
Perros adultos que tiran de la correa (cazador, carroñero y animal social)
Perros adultos que quieren conocer a todos los perros con los que se cruzan (animal social)
Perros adultos con excesiva dependencia (mamífero)
(...)

Y así habría una lista muy muy larga, casi interminable y mucho más detallada y matizada en todos sus aspectos. Obviamente las carencias en estas etapas tempranas se pueden cubrir una vez el perro es adulto. Si sabemos detectar el origen del problema sabremos cómo enfocar la solución. Aunque es cierto que, como he dicho, es bastante más complicado de solucionar. Y no por el perro en sí, sino por el entorno: ni los perros adultos ni tampoco las personas permitirán ciertos comportamientos de otro perro adulto ya que la sociedad les ha hecho entender que no son apropiados. Y probablemente deberemos buscar la ayuda y complicidad de otros actores que no sean los habituales. Quizá también deberemos proporcionar otros entornos, en función de la problemática, para que nuestro compañero o compañera pueda cerrar todas sus etapas y poder así comportarse como un perro adulto maduro o madura.

Por suerte, cada vez más educadores y educadoras tienen en cuenta estos aspectos y hay clases y grupos pensados e ideados para cubrir este tipo de carencias.
Puedo aseguraros que es espectacular ver a un buen educador trabajar con un grupo de personas y perros para trabajar distintos aspectos.

Pero como os digo siempre: tened mucha precaución con esto. No todos los educadores están capacitados para gestionar de forma apropiada un grupo de perros y lo que puede ser una herramienta fantástica si se utiliza bien, también puede resultar un fracaso y empeorar la situación si no se sabe utilizar. 
Como pasa siempre, los hay que mueven el carro y los hay que tratan de subirse a él sin siquiera plantearse de qué va el tema. Simplemente ven otra forma nueva de hacer dinero y se apuntan.
En cuanto al trabajo de grupos, hay muy pocas personas que realmente estén capacitadas, bajo mi punto de vista, para realizarlo de forma apropiada.
De hecho, hay quien habla del trabajo de grupos y sigue considerándose el líder de su manada...

Así que si no queréis fallar y queréis referencias sobre el tema visitad:
- el blog de Albert Vilardell: allí encontraréis más info sobre el trabajo de grupos dinámicos. Él lleva tiempo trabajando este tipo de grupos y obteniendo unos resultados espectaculares. 
- Si queréis información sobre las etapas de desarrollo de los perros, el mejor lugar al que podéis recurrir es al blog de Nicolás Planterose.
- Y si queréis saber más sobre la madurez de nuestros compañeros perrunos, no dejéis de entrar en el blog de Jordi Herrera.
En estos tres blogs encontraréis info sobre charlas, talleres, cursos y seminarios en los que tratan de transmitir su manera de entender la relación humano-perro y la convivencia.

Además, tengo el privilegio de participar con Jordi en uno de estos talleres que realizaremos próximamente en Cardedeu y he de confesaros que es fascinante adentrarse en los caminos que plantean para enfocar la educación canina.

Salud!

lunes, 16 de mayo de 2016

Jordanda de Tallers a Cardedeu

En un parell de setmanes, juntament amb el Jordi Herrera, durem a terme una jornada de tallers d'educació canina a Cardedeu destinada a aprendre una mica més sobre la relació que mantenim amb els nostres companys peluts.
En aquesta ocasió hem plantejat una jornada enfocada a tractar dos aspectes molt concrets: la comunició i el vincle. 

Creiem que afinant una mica les nostres habilitats en aquestos dos camps podem millorar molt la qualitat dels passejos, de la convivència a casa i, en definitiva, la nostra relació.

Per fer-ho, proposem aprofundir en aspectes com el silenci, la intervenció, els passejos...convidem a replantejar-nos algunes coses de forma que ens sigui més fàcil, còmode i eficaç relacionar-nos amb els nostres companys.

Els tallers, un al matí i un altre a la tarda, estan pensats per participar-hi amb acompanyant caní. També es poden realitzar sense gos o gossa però creiem que serà més profitós si veniu acompanyats. 

Si no voleu venir amb el vostre company o companya, també cap la possibilitat de venir amb un gos de refugi, casa d'acollida o de protectora. Això sí, sempre amb el vistiplau de les parts implicades.

La zona on farem el taller, el parc Pompeu Fabra, és espectacular, i si el temps ens acompanya, la jornada serà genial. 

Us hi esperem!

lunes, 9 de mayo de 2016

medidas innecesarias

Hace unos días comenté una noticia que hablaba sobre una iniciativa que se pretendía llevar a cabo en Calafell (municipio en el que he nacido y crecido). Apenas un par de días después me llegó otra noticia similar. Esta vez la iniciativa ya se ha llevado a cabo en algún municipio cercano invirtiendo tiempo, dinero y recursos públicos.
Esta iniciativa tiene como objetivo focalizar las meadas de nuestros compañeros y compañeras perrunas en un punto determinado para así evitar que estropeen el mobiliario urbano.
El objeto en cuestión es el E-Can. Es algo similar a un parquímetro. El artefacto tiene una misión: premiar a los perros que hagan pipí en el lugar apropiado (cerca del objeto, en la malla que hay en el suelo). Una vez el chisme detecta la meada, suelta una golosina por una ranura o una bandeja (por la noticia y las imágenes que he podido ver no me queda claro).

CREANDO NUEVAS NECESIDADES.

Quiero pensar que este tipo de iniciativas pecan de torpeza más que de mala fe. Pero sea como sea, creo que van por muy mal camino. 
Y van por mal camino por una razón: no están dirigidas ni enfocadas en los perros y en sus necesidades. Se trata más bien de iniciativas dirigidas a las personas, a crear nuevas necesidades, nuevos hábitos para sustituir otros.
Vivimos en una sociedad cambiante, acelerada y, obviamente, de consumo. Pero eso es culpa nuestra, lo hemos generado nosotros.
Los perros funcionan de otra forma. No cambian sus hábitos tan fácilmente como lo hacemos nosotros y, por supuesto, no necesitan cubrir necesidades banales y absurdas cuando no tienen las básicas cubiertas.
Tanto el E-Can como el pipi-can agility surgen, creo yo, de la problemática y los conflictos vecinales que implican en ocasiones la convivencia entre perros y personas.

Bajo mi punto de vista, la figura de "pipi-can" ya debería hacernos saltar algunas alarmas a nivel social. Es decir, necesitamos crear "espacios verdes" en nuestras ciudades porque se están convirtiendo en campos de cemento y hormigón y claro, los animales que viven en ella necesitan verde para no volverse locos del todo...
Así es como lo veo, y no me malinterpretéis, pese a lo que pueda parecer, no estoy en contra de los pipicans. Si lo planteamos como pequeños espacios-burbuja de Naturaleza dentro de las ciudades puede ser muy interesante. Pero dicho sea de paso, creo que el concepto actual es ampliamente mejorable.

ERROR DE PLANTEAMIENTO.

Tanto el E-Can como el pipican agilitista se basan en premisas equivocadas. La cultura del agotamiento no funciona con los perros (ni tampoco con nosotros aunque decathlon se empeñe en lo contrario). Y las meadas sociales de los perros quizá no estropearían tanto mobiliario urbano si la ciudad estuviera mejor "urbanizada" y dotada de espacios adecuados a sus necesidades reales. 

El E-Can, en principio, tiene unas bases interesantes: ecología en su funcionamiento, desarrollo sostenible, premiar en lugar de castigar... pero me temo que yerra en el enfoque. Creo que deberían darle alguna vuelta más (o quizá menos) y tratar de aplicar la tecnología tan fabulosa de esta máquina en algo exclusivamente para las personas. No creo que los perros estén preparados para orinar en parquímetros que expenden golosinas. 
Y de cualquier forma, creo que no deberíamos llegar a estos extremos en cuanto a los animales. Es mucho más sencillo. Ese aparato, nos guste más o nos guste menos, no deja de hacer artificialmente la tarea que de forma natural haría un árbol (que además nos daría sombra para el calor y cobijo para los chaparrones).
De nuevo vuelvo a lo de antes:  la colocación de este tipo de artilugios me hace pensar que hay mucho cemento sin árboles ni arbustos cerca y, por lo tanto, los perros van meándose en los contenedores, farolas, esquinas...
Por otra parte, tampoco creo que focalizar las meadas caninas en artilugios de este tipo solucione nada, ya que las meadas sociales las seguirán haciendo donde y cuando quieran (siempre que se les permita, claro...).
Osea que hemos creado una maravilla de la tecnología y de la ecología para, a su vez, crear una necesidad nueva en nuestros perros: ir a orinar al surtidor de chuches aunque por el camino haya pasado por doscientos sitios que mi perro quería oler y marcar.

Si no entendemos que los perros son animales sociales, con un extraordinario sentido del olfato y que gran parte de su vida social la realizan oliendo y marcando, vamos por muy mal camino porque no estaremos solucionando el problema que enfocamos y además estaremos creando problemas adicionales: 

perros con pobre o escasa vida social + zonas cerradas para pasearlos = conflictos vecinales y de convicencia.

Y esto es lo que me lleva a hablar de la otra medida: los pipicans. Vuelvo a repetir que no estoy en contra de la figura que representa, pues entiendo que las grandes ciudades se han ido formando de manera incontrolada e inconsciente (más si cabe que el resto de lugares). Pero la forma que tienen creo que es muy mejorable ya que se adaptan poco (por norma general) a las necesidades reales de nuestros perros. 
El caso que comentaba hace unos días del pipican agility es como otra vuelta de tuerca en la dirección equivocada. No solo creamos un espacio cerrado y vallado sino que además lo equipamos con una serie de objetos para que nuestros perros hagan ejercicio. Desconozco la realidad del día a día de las grandes ciudades pero sé que en la zona en la que vivo yo eso es completamente innecesario. Tenemos un entorno fantástico para poder disfrutarlo.

CONCLUSIÓN.

Todo este tipo de cosas me hacen llegar siempre a la misma conclusión: nunca se les pregunta a las personas apropiadas. Parece muy absurdo pero es que es así. Se toman medidas por parte de las administraciones sin contar con la opinión de los colectivos afectados.
Me intento imaginar la cara de sorpresa de algunas personas que acompañadas por sus compañeros perrunos (o sin ellos) ven por primera vez un E-Can y pienso en la necesidad real de ese aparato, y en cómo la administración dedica recursos públicos para crearnos necesidades en lugar de para cubrir las básicas. 
De la misma forma el gimnasio perruno implica la instauración de la cultura del agotamiento también para nuestros perros.
Ambos casos, creo, se solucionarían si basásemos nuestra sociedad en no estropear las cosas para luego tener que repararlas una y otra vez recurriendo a los inventos del Profesor Bacterio.

Salud!

jueves, 28 de abril de 2016

4 cosas sobre los perros

A veces se crean malentendidos por simple desconocimiento o por no tener la información apropiada. Esos malentendidos provocan situaciones incómodas, desagradables y entonces surgen los problemas.
En educación canina esos problemas se traducen en paseos engorrosos, ladridos, tirones... y la mayoría de esos problemas son causados por simple desconocimiento. La persona que asimila la información que le proporcionamos y la aplica en la relación con su perro ve cómo esos problemas desaparecen.

Y es que creo que pese a que vivimos en la era de la comunicación y que tenemos acceso a muchísima información de casi cualquier tema, en muchas, muchísimas ocasiones la información que se nos proporciona no es la adecuada.
En cuanto a perros creo que todavía hay mucho mito y mucha leyenda. Sus orígenes y procedencia aún hoy en día no son claros, ya que todo son teorías que se basan en yacimientos y restos arqueológicos. Y prácticamente cada día hay nuevos hallazgos.

Pero aún sin tener claro el origen en el tiempo y en su relación con el ser humano, sí sabemos otras muchas cosas que deberían bastarnos para comprender mejor a nuestros compañeros y así mantener una relación más sana.
Quizá no haya que saber muchas cosas para entenderlos mejor. Yo creo que deberíamos ir a lo básico y fundamental. Con el siguiente esquema lo resumo:


En primer lugar hay que ver al perro como lo que es: un animal. Sí. Aunque parezca una broma, hay que empezar por aquí. Y luego podemos combinar la palabra "animal" con cualquiera de las cuatro de la derecha. Da igual el orden. Cualquier combinación será correcta porque el perro es todo eso. Nos guste o no, el perro es un mamífero, es un animal social, es cazador y es carroñero. Y todo a la vez. Esa es gran parte de su naturaleza.

Esto implica unas necesidades propias de cada característica. Lógicamente en cada perro las necesidades variarán y serán distintas, pero se moverán entorno a estos cuatro pilares.

Como mamífero, el perro NECESITA convivir y criarse con su madre. Principalmente por lo más evidente: la lactancia. Pero también por otras muchas cosas que van más allá de lo puramente fisiológico. Es vital que un cachorro conviva los primeros meses junto a su madre y hermanas. Si tenemos en cuenta que el destete natural se da aproximadamente a los 3 meses, ¿qué diablos hacemos quitándole los cachorros a la madre con apenas 8 semanas? Y eso en el mejor de los casos... No podemos ni imaginar lo traumático que puede llegar a resultar algo así tanto para la madre como para los cachorros. Añadamos al carro un viaje en transportín o jaula. Después de romper el vinculo con su madre, pretendemos que el cachorro se adapte como por arte de magia al mundo humano y empezamos a exigirle cosas: no muerdas cosas, no te hagas pipi aquí, no le temas a las motos que hacen ruido, no le ladres a las cosas que te asustan... este tipo de cosas suelen suceder y ello nos lleva a los primeros problemas.

Luego, como animal social, los perros necesitan de una interacción con sus semejantes. Una interacción no guiada ni teledirigida, sino mucho más libre y quizá supervisada en algún caso.
Tanto en sus etapas más tempranas (cachorro, "adolescente"...) como en las más maduras, el perro tiene por naturaleza una serie de necesidades que sólo otros perros sabrán cómo gestionar. Las necesidades son distintas en cada etapa de su vida y están dirigidas sobretodo a la adquisición y asimilación de habilidades sociales. Esos juegos de mordisqueo de cachorros, esas carreras de jóvenes que parecen no agotar nunca sus fuerzas y también juegos de miradas cómplices de los abueletes... hay tantos matices y tanta riqueza en su lenguaje que casi cualquier intervención humana puede entorpecer (y entorpece) el correcto desarrollo del perro como animal social.

Y finalmente, quizá las características más "problemáticas" (en cuanto a que generan más problemas de convivencia) sean las de cazador y carroñero. La primera en un principio casi que hasta mola y todo. Tiene un punto romántico si se quiere ver. Pero la segunda no suele gustar tanto. Cuando una persona me dice que su perro come cosas del suelo, o cuando alguien me comenta lo lejos que se fue su perro persiguiendo a un gato, no puedo dejar de pensar en lo lógico que resulta si tenemos en cuenta estas características del perro.

Si sabemos cómo cubrir esas necesidades de forma apropiada, el desarrollo del perro tendrá lugar de forma mucho más completo y disfrutaremos ambas partes de una relación y una convivencia muy enriquecedoras.

Evidentemente una persona con la información apropiada puede actuar de muchas formas para solucionar problemáticas que tengan que ver con estas características, con estos cuatro pilares fundamentales de su naturaleza. Creo que esa es la tarea del educador. 
No sirve de mucho "adiestrar" a un perro si lo que queremos es solucionar un problema de comportamiento relacionado con estas cuatro características que he comentado. Si es el caso, buscar un buen educador o educadora que pueda ayudaros, pero no entrenéis un "sentado" si el perro persigue bicis. Ya me entendéis ¿verdad? ;)

Salud!